Breve historia de La Poblachuela

La Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha está compuesta por cinco provincias. De ellas es TOLEDO la que ejercita la responsabilidad de ser Capital de la Región. El resto de provincias son: ALBACETE, CIUDAD REAL, CUENCA y GUADALAJARA.

Es Ciudad Real, la situada más al sur de las cinco provincias, la que entre sus Pueblos, Aldeas y Anejos ha visto desarrollarse a este núcleo de población que quiere seguir conservando sus raíces rurales, al mismo tiempo que adaptarse a las necesidades de una sociedad moderna.
LA POBLACHUELA, situada al sur de la Capital, nace desde “la cuña” que se forma en la unión de las carreteras N-420 y N-430, lugar donde finaliza el Parque de Gasset.

La historia y los restos encontrados hablan de que la población “Tardoromana-Visigoda” se encontraba afincada por estos terrenos. Los restos hallados nos llevan a la Edad del Bronce, 1750 años a.c. a 1100 años a.c. La población se agrupaba en pequeños núcleos agrícolas, por lo que encontramos en documentos históricos los nombres repetidos de “Las Poblachuelas”.

Zona eminentemente agrícola y ganadera, se asienta en principio agrupada junto a los terrenos que hoy ocupa el cementerio, desplazándose las familias a las tierras que trabajaban. Éstas se encontraban relativamente cerca pero, por temor a las circunstancias de la época, era preferible pasar el mayor tiempo posible agrupados.

Los tiempos fueron pasando, los pensamientos se modificaron y las familias fueron construyendo sus viviendas junto a las tierras que trabajaban. De esta forma protegían sus cosechas y aprovechaban más el tiempo.

El núcleo de población agrupada fue desapareciendo y aparecían, en el horizonte de esta tierra, las primeras casas junto a las norias que, arrastradas por mulos, sacaban el agua fresca y cristalina que era embalsada en albercas, desde donde se regulaba el riego de las huertas.

Ahora, ya tenemos “LAS HUERTAS DE LA POBLACHUELA”, una zona cargada de una personalidad propia. Sus huertas, rodeadas de unos tonos en los que predominan el verde, con ese “ritmo musical” que marcaba en sus continuas vueltas la noria y su cascada de agua chispeante y, lo suficientemente cerca de la vivienda, para beneficiarse en los meses del cálido verano, de la sombra que proporcionan los centenarios nogales o esos álamos de los que se dice que “mi abuelo ya lo conocía así”.

Las Huertas de La Poblachuela, hoy La Poblachuela, siguen teniendo ese encanto que la historia nos trae al recuerdo: sus norias, sus arboledas, sus jardines, sus huertas con sus exquisitos productos, en definitiva todo aquello que nos permite ser generosos con el recuerdo y al mismo tiempo nos deja situarnos en el momento actual.

Por los años 60, había nacido la idea nacional de que durante los meses de verano, era necesario escaparse a las costas, donde el agua, y el clima más suave, permitía pasar los meses de verano mas cómodos y sobre todo mas frescos.

Esta “moda”, se traslada a muchas familias de Ciudad Real, que encuentran a muy poca distancia de su lugar de trabajo un sitio acogedor, con una temperatura inferior a la que se soporta en la Capital, motivado especialmente por las numerosas huertas, con sus tierras de riego diario, y sus extensas zonas verdes, con los “huertanos”, de carácter abierto, sencillo y sincero.

Estos nuevos vecinos van asentándose entre las huertas, al mismo tiempo que van atrayendo a otras familias animadas y convencidas por sus antecesores.

La Poblachuela, al día de hoy se ha convertido definitivamente en una zona que comparte plenamente su tradición “huertana” y acepta al mismo tiempo la calificación de “zona residencial”, con la que actualmente se la quiere definir. De cualquier forma, el presente de La Poblachuela, pasa por desarrollar unas transformaciones, que un equipo técnico ha realizado in situ, siendo el Excmo. Ayuntamiento de Ciudad Real quien tiene que llevar a efecto la realización de esos cambios, que afectan principalmente a la calificación del suelo y después proporcionar unos servicios, que hoy se están demandando por los vecinos.

Sabido es por el Excmo. Ayuntamiento de Ciudad Real que, para este trabajo, cuenta con la colaboración de los vecinos, y que sin lugar a dudas, es necesario que todo este macro-proyecto cuente con el mayor consenso posible.